Home / Luz Pulsada (IPL)

La aparición del IPL permite un rejuvenecimiento global y uniforme en todo el rostro de Esta técnica ha tenido un enorme auge estético dado su efecto altamente beneficioso y la gran ventaja que es la recuperación inmediata del paciente que no tiene que retirarse de su actividad normal ya que no lleva período de recuperación.
Consiste en un tratamiento no-invasivo que podemos aplicar en cara, cuello, escote y dorso de manos. El rejuvenecimiento cutáneo es un proceso que mejora todos los elementos visibles de la piel alterada por el sol o por la edad, incluyendo arrugas finas, laxitud, rugosidad, poros agrandados, telangiectasias, eritemas, enrojecimiento y pigmentación irregular.
El haz de luz intensa pulsada (IPL), penetra hasta las capas interiores de la piel, sin alterar los tejidos externos, y estimula los depósitos profundos de colágeno, iniciando una acción regenerativa que rejuvenece la epidermis, le devuelve elasticidad natural, brillo, y tersura atenuando las arrugas finas.
También el IPL posibilita aclarar las lesiones pigmentadas – manchas de color – y las diversas imperfecciones provocadas por trastornos de los vasos sanguíneos y capilares (arañitas, telangiectasias, eritemas).
Es un procedimiento integral para combatir el envejecimiento de la superficie de la piel provocado por el efecto acumulado a lo largo de años de acción deletérea de luz ultravioleta y agentes externos más el natural paso del tiempo. Las manifestaciones como cambios o irregularidades de la coloración, pérdida de la elasticidad de la dermis y pequeñas arrugas en las zonas más expuestas mejoran notablemente con este tratamiento.
Hasta ahora era preciso tratar cada una de estas manifestaciones por separado. La Luz Pulsada Intensa usa una fuente de luz filtrada, no coherente y policromática que se ha empleado de modo similar a un láser para alcanzar selectivamente los elementos pigmentados o vasculares cutáneos. Este enfoque de IPL con un comportamiento parecido al láser produce la eliminación de lesiones vasculares y pigmentadas pero sin las molestias y riesgos del láser.
La combinación de luz y calor en cortos intervalos estimula la producción de colágeno y elastina, dando como resultado un rejuvenecimiento integral de la superficie cutánea.
Es importante destacar que, a diferencia de otros métodos, el IPL puede ser utilizada en pieles oscuras con más seguridad que otros equipos.
El tratamiento está contraindicado durante el embarazo, en pacientes con diabetes, los que están utilizando isotretinoína (medicamento usado para el acné ) o antibióticos que aumenten la foto sensibilización. Las pieles recién bronceadas no pueden ser tratadas y es necesario un lapso de 20 días sin exponerse al sol antes de iniciar el tratamiento.
El número de sesiones es variable, lo usual es entre tres y seis, que duran entre 15 y 20 minutos. Entre las sesiones debe haber un intervalo de dos a cuatro semanas. Durante su desarrollo los ojos del paciente se protegen con lentes especiales y se aplican una serie de pulsos lumínicos en la zona a tratar.
El procedimiento es indoloro, aunque puede llegar a producir una leve molestia o sensación de calor que se mitiga con geles refrescantes. Después de la aplicación es posible que el paciente sienta un calor suave en la región tratada durante 30 a 90 minutos. Puede haber un ligero enrojecimiento, que desaparece en uno o dos días. Por ser un tratamiento gradual, los resultados pueden evaluarse después de la segunda sesión. Las manchas pigmentarias se oscurecen levemente en las primeras 48 horas y luego se caen como pequeñas escamas, aclarándose luego de una semana.
Dependiendo de la longitud de onda que utilicemos trataremos distintas problemáticas: uniformar la superficie de la piel mejorando las manchas, discromías, capilares dilatados y aumentando la luminosidad . Simultáneamente se produce un calentamiento más profundo para mejorar el tensado y la densidad de la piel,incluso logrando eliminar arrugas finas si trabajamosen combianción con la dermoabrasión que es un pulido mecánico por puntas de diamente.
Este tratamiento es recomendable a partir de los 25 años como prevención del proceso del envejecimiento cutáneo.
Los tratamientos son rápidos, seguros, fáciles e indoloros para los pacientes. En la mayor parte de los casos se puede tratar toda la cara en 20 minutos.
Es una alternativa para aquéllas personas que desean mejorar el aspecto de la piel pero que no pueden retirarse de la actividad para un periodo de recuperación, ni tampoco aceptan las molestias o los riesgos del resurfacing con láser.
Puede emplearse con total seguridad en piel no facial, permitiendo el tratamiento de cuello, dorso de manos, brazos y escote: zonas fotodañadas.
Las siguientes indicaciones son algunas de las aplicaciones de IPL:
1. Eritema, especialmente de la cara, cuello y escote .
2. Enrojecimiento emocional de la cara.
3. Rosácea.
4. Fotoenvejecimiento o daño solar de la piel de rostro o áreas corporales expuestas.
5. Problemas de pigmentación o manchas.
6. Piel desgastada, opaca, desvitalizada o con aspecto áspero y poros dilatados.
8. Las cicatrices del acné.
9. Como procedimiento adyuvante para los pacientes que se van a practicar un lifting quirúrgico de cara o cuello.
10. Combinación de IPL con microdermoabrasión facial para arrugas finas.
11. Como tratamiento complementario a los materiales de relleno, infiltraciones o toxina botulínica.
12. Como tratamiento para recuperar la tersura y elasticidad de la piel (fotorejuvenecimineto).
La colaboración del paciente en los cuidados posteriores es importante para el buen resultado final del tratamiento. Por ello es indispensable durante su desarrollo no exponer las zonas tratadas al sol, y realizar todas las noches la hidratación con el producto específico indicado por el especialista, y utilizar, aún en días nublados, una pantalla solar.

0 Comments
Leave a comment

LATEST WORK
NEWS LETTER
Suscríbase a nuestro newsletter mensual!
OUR CLIENTS