Home / Ultracavitación

Es una técnica no-invasiva para modelar el cuerpo en áreas de adiposidad compacta localizada, que logra resultados altamente satisfactorios desde las primeras sesiones.

La tecnología de ultrasonidos de baja frecuencia permite tratar de forma selectiva las células grasas produciendo su ruptura sin dañar los tejidos de alrededor. El sistema es muy selectivo, lo cual asegura que el objetivo es el tejido adiposo subcutáneo y no otro.
Durante años se ha buscado la forma de destruir específicamente las células grasas prescindiendo de todo acto quirúrgico.

Todas las investigaciones realizadas han fundamentado el efecto del ultrasonido provocando “cavitación” en el tejido graso. Para lograr cavitar (producir la implosión de la célula con ruptura de membranas) es imprescindible que el espectro de frecuencia emitida sea específico para el tejido destinado, y esto dependerá de su densidad y de la profundidad donde se encuentre. Es de gran importancia que la potencia emitida y absorbida sea máxima. En el caso del adiposito, se ha observado que la frecuencia de resonancia para romper su membrana se logra entre 37 Khz y 42 Khz.

Los nuevos equipos cavitadores de uso médico tienen alta potencia y permiten encontrar el rango de frecuencia más adecuado para cada zona y tipo de tejido graso y seleccionar la penetración de dichas ondas a una profundidad mayor o menor, dependiendo del espesor del panículo adiposo.

La cavitación es un fenómeno físico basado en el efecto de los ultrasonidos en líquidos, que provocan la creación repetida de micro burbujas de vacío de gran tamaño debido a la oscilación rápida de cambios de presión. Las ondas ultrasónicas se acumulan en un punto produciendo el efecto de cavitación mediado por las microburbujas, lo cual conlleva a la rotura de las membranas celulares de los adipositos permitiendo la liberación del contenido de los mismos (triglicéridos). Estas grasas liberadas son metabolizadas a través de un proceso fisiológico natural, y serán evacuadas por vías linfático – venosas. Simultáneamente los tabiques que rodean los nodulos celulíticos tambien son desfibrosados permitiendo el alisamiento del poceado en la celulitis compacta nodular.

TRATAMIENTO

Es un tratamiento indicado para aquéllas personas sanas que no tienen problemas hepáticos o renales, que quieren mejorar el aspecto de su cuerpo sin tener que acudir a la cirugía.

Es una terapia ideal para disminuir los depósitos grasos localizados por vía no quirúrgica y mejorar la celulitis. Muy apropiado para abdomen, caderas, pantalón de montar, flancos o laterales del abdomen, cara interna de muslos y rodillas, brazos y espalda, tanto en hombres como mujeres.

No tiene ningún efecto secundario, no es doloroso (tan sólo se nota un cierto calor en la zona tratada) y no necesita prueba de alergia. Debe ser realizado bajo indicación y supervisión médica ya que los equipos que realmente cavitan son de alta potencia mientras que los de baja potencia sólamente movilizan líquido.

Se recomienda abundante hidratación el día de la sesión: 2,5 a 3 litros de líquido a lo largo de esas 24 horas distribuidos igualmente entre las horas previas y posteriores al procedimiento.

La técnica es sencilla: se aplica el cabezal del equipo directamente sobre la piel, donde previamente se coloca un gel conductor.

Luego del tratamiento la piel mostrara un leve enrojecimiento que desaparece espontáneamente en muy poco tiempo.

Por regla general se realizan 5 a 10 sesiones por cada zona a tratar, con frecuencia semanal o quincenal, logrando resultados evidentes y permanentes. Siempre es favorable realizar actividad física el día de la sesión ya sea en forma previa o posterior a la misma.

Cada sesión de Ultracavitación tiene una duración de entre 30 y 45 minutos, en función de la extensión de la zona a tratar. En ciertas zonas y bajo indicación médica se puede complementar con radiofrecuencia, drenaje o mesoterapia.

0 Comments
Leave a comment

LATEST WORK
NEWS LETTER
Suscríbase a nuestro newsletter mensual!
OUR CLIENTS